domingo, 13 de julio de 2014

The Last Door: Season One (2014)

Tipo: Aventura
Año: 2014
Estudio: The Game Kitchen
Multijugador: No
Puntuación: 3

The Last Door es un videojuego point & click del estudio sevillano The Game Kitchen que comenzó su camino en formato Flash y de forma semigratuita: cuando se alcanza el dinero necesario para preparar un nuevo episodio, que sólo estará disponible para los mecenas, los previos quedan a disposición del público general. De hecho esa filosofía prosigue actualmente y ya podéis disfrutar en su web los tres primeros capítulos (y quizá alguno más para cuando leáis esto). Sin embargo, este análisis se refiere a la versión aparecida en Steam, que incluye los cuatro episodios de la primera temporada como si fuera un juego estándar.

The Last Door destaca por su estilo pixelado (tanto que a veces hay que alejarse de la pantalla para tratar de comprender lo que estás viendo) y toma su inspiración de las obras de Edgar Allan Poe (otros han dichjo H.P. Lovecraft, yo no lo veo), con una siniestra y a menudo psicodélica ambientación victoriana en tierras británicas.

viernes, 4 de julio de 2014

Little Folk of Faery (2009)

Tipo: Simulador social
Año: 2009
Estudio: Kylotonn
Multijugador: No
Puntuación: 3

Este es un juego poco habitual en mi ludoteca particular, tanto que me está costando encontrar alguna otra reseña con la que pueda establecer un paralelismo. Little Folk of Faery es una especie se simulador social (muy simplificado) en el que debemos conseguir que un pequeño pueblo de duendes recupere su esplendor. Esta misión ha caído sobre nuestros hombros al heredar la tienda de antigüedades de nuestro difunto abuelo, donde se sitúa el minúsculo reino de las hadas.

Sí, sé lo que estáis pensando: que esto va a ser una cursilería. No andáis desencaminados, pero tiene su encanto. Evidentemente no es un juego para hardcore gamers, prueba de ello es que también está disponible en Big Fish, pero para un público juvenil o abierto de mente, no está nada mal y los gráficos son muy resultones. Eso sí, es muy corto y no menos sencillo.