domingo, 19 de octubre de 2014

Fascination (1991)

Tipo: Aventura gráfica
Año: 1991
Estudio: Coktel Vision
Multijugador: No
Puntuación: 3

A comienzos de los años 90, la compañía francesa Coktel Vision sacó una trilogía de aventuras gráficas pretendidamente eróticas: Emmanuelle (1989), Geisha (1990) y finalmente Fascination (1991). Las tres estaban diseñadas por Muriel Tramis, una mujer que poco después alcanzó el exíto con la saga Gobliiins, para la misma empresa.

Fascination es particularmente célebre por lo absurdo de su argumento, que a menudo mueve a la risa de forma involuntaria. Dicho sea de paso, la versión de CD contiene mejores gráficos y música, pero está censurada: desaparecen algunas escenas de la protagonista en la ducha y una revista erótica. Para complicar más las cosas, la versión española no está nada bien traducida y carece de una parte importante de la presentación, con lo que resulta aún más lioso comprender lo que está sucediendo. Aquí voy a analizar la versión internacional de diskette.

domingo, 12 de octubre de 2014

Zombie Driver HD (2012)

Tipo: Minicoches
Año: 2012
Estudio: Exor Studios
Multijugador:
Puntuación: 2

A pesar de lo que pudiera sugerir su título, este no es un juego de conductores zombis. En serio. Al contrario, va de atropellar zombis con tu coche. Al coche le puedes añadir armamento, lanzallamas y tal, y por supuesto podrás elegir entre diversos vehículos más allá del típico taxi amarillo con el que empiezas, pero básicamente la idea es esa: arrollarlos a todos hasta devolver la paz a la ciudad. Por cierto, se trata de una versión mejorada (de ahí lo de "HD" tan de moda) de Zombie Driver, que es muy similar y data de 2009.

En este caso los zombis no son muertos vivientes, sino que pertenecen a la variedad que se ha venido a llamar "infectados", y parte de la trama (aunque llamarla así es un eufemismo) consiste en averiguar el origen de esa infección que ha convertido a casi todos los habitantes de la ciudad en una manada de zombis descerebrados con tendencia a saltar por los aires en pedazos sanguinolentos en cuanto los rozas.