miércoles, 30 de diciembre de 2015

Reveal the Deep (2015)

Tipo: Plataformas
Año: 2015
Estudio: Lazy Monday Games
Multijugador: No
Puntuación: 3

En Reveal the Deep, un buzo se adentra en los restos de un enorme buque, hundido en 1901 con una inquietante carga. Las pistas que irá encontrando le acercarán al terrible secreto que oculta el pecio. Sólo dispone de la débil lámpara de su escafandra para iluminar el incierto camino, pero en ocasiones será la oscuridad la que revele el misterio de las profundidades...

domingo, 27 de diciembre de 2015

Bloodwych (1990)

Tipo: Rol - Dungeon Crawler
Año: 1990
Estudio: Mirrorsoft
Multijugador:
Puntuación: 3

Entre 1987 y 1997, aproximadamente, el mercado de los juegos de rol por ordenador estuvo dominado por los llamados "dungeon crawlers", un género de características muy marcadas como la perspectiva subjetiva con punto de fuga central y un sistema de combate ortopédico en el que los contendientes "bailaban" intentando golpearse de flanco, hasta que Baldur's Gate llegó para imponer un nuevo paradigma. De esta época destacan títulos como Dungeon Master (auténtico padre del género), Eye of the Beholder, Lands of Lore y tantos otros.

De entre los juegos que aparecieron en la estela de Dungeon Master, uno de los que más fama obtuvo fue Bloodwych, desarrollado por Anthony Taglione, Pete James y Philip Taglione por encargo de Mirrorsoft con la única intención de aprovechar el filón. En Bloodwych nos hacíamos con el control de un equipo de cuatro héroes y se desarrollaba en seis interminables torres llenas de enemigos, trampas y mecanismos secretos. Salió primero para Amiga y otros soportes, y ya en 1990 para PC (tras considerables retrasos).

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Dragon's Lair (1983)

Tipo: Película interactiva
Año: 1983/2013
Estudio: Advanced Microcomputer Systems / Digital Leisure
Multijugador: No
Puntuación: 3

Vale, esta versión dista mucho de ser la de 1983. Se trata en realidad de la que sacó en 2013 Digital Leisure para Steam, pero es casi totalmente fiel al original, y las diferencias consisten básicamente en las ayudas de las que disponemos ahora para saber qué tecla pulsar en cada momento y la posibilidad de retomar la partida desde la escena en la que hayamos muerto en vez de tener que volver a empezar. Todo ello lo hace, qué duda cabe, mucho más sencillo de lo que era aquel endiablado arcade, pero resulta también mucho más digerible para el espíritu del jugador moderno. A malas, si queréis prescindir de esas ayudas y revivir la experiencia de los salones arcade de los años 80, también podéis.